experiencias
Experiencias > Educadores > “Educar en una sociedad digital no significa introducir un iPad en el aula”

“Educar en una sociedad digital no significa introducir un iPad en el aula”

Anna Blazquez, responsable del departamento de Acción Digital de la Fundación Pere Tarrés

Anna Blázquez Abella es licenciada en Pedagogía y Comunicación Audiovisual. Lleva más de diez años dedicándose a la educación en comunicación y el Tercer Sector. En los últimos siete años su trabajo se ha centrado en el medio digital, Internet, y más concretamente en la educación “en” y “con” las TIC.

Actualmente es la responsable del departamento de Acción Digital de la Fundación Pere Tarrés.

La Fundación Pere Tarrés comenzó su actividad en 1957. Desde entonces la sociedad ha sufrido una gran evolución. En los últimos años esta evolución viene marcada por la irrupción de las TIC. ¿Cómo valoran desde Pere Tarres este cambio tecnológico?

Todo cambio implica salir de nuestra zona de confort para adaptarnos a una nueva realidad, crecer a nivel personal e institucional. Permanecer mucho tiempo acomodados en un mismo sitio demuestra estancamiento, falta de aspiraciones y ambiciones. Por ello, el cambio tecnológico lo valoro como algo imprescindible en nuestra sociedad actual para llegar a nuevas metas y compromisos con la educación y la acción social.

¿Cómo está afectando este cambio en el día a día de las personas?

Las personas cada vez son más conscientes de que las TIC son una herramienta útil para mejorar su día a día. De repente descubrimos un sinfín de comodidades. Con un solo clic podemos ahorrar tiempo y como consecuencia dedicarlo a realizar otras actividades, comunicarnos con nuestros amigos y familiares lejanos, expresar opiniones e ideas al mundo, compartir y aprender de otros… No obstante, la irrupción de las TIC en la sociedad, desafortunadamente, también significa diferencias, sobre todo para aquellas personas que se han quedado atrapadas en su zona de confort y que ahora les faltan recursos para dar el salto a la sociedad digital.   

La Fundación Pere Tarrés cuenta con el departamento de Acción Digital. ¿Qué misión desempeña este departamento? ¿Cuándo vieron que era necesario impulsar este tipo de iniciativa?

Efectivamente, la Fundación cuenta con el departamento de Acción Digital que tiene como objetivo desarrollar proyectos sociales y educativos basados en la alfabetización y capacitación digital.  La misión que desempeñamos desde el departamento de Acción Digital es la promoción de la persona desde la educación a través de las TIC. Para ello, trabajamos en tres líneas: la educación no formal (personas mayores, adultos, colectivos diversos, entidades…); la educación formal (acompañamiento a equipos docentes y AMPAS); y Ciberciudadanía (eje transversal y específico sobre Internet Segura y el uso seguro y responsable de las TIC).

¿Cuál es la mejor manera para luchar contra la brecha digital?

La formación en cualquiera de sus formatos. Desde una clase presencial con una persona formadora que te ayude a entender y a desarrollar tus competencias digitales, hasta una pregunta improvisada a tus hijos o compañeros de trabajo, donde te puedan explicar cómo utilizar un programa o una aplicación concreta.

¿El actual modelo educativo está adecuado a los nativos digitales?

Todavía queda mucho para que el modelo educativo esté al servicio de las necesidades de los ciudadanos del siglo XXI. Educar en una sociedad digital, no significa introducir un iPad, una pizarra digital o un portátil en el aula y quedarnos con el modelo antiguo de enseñanza-aprendizaje. Todo ello comporta un cambio conceptual y metodológico que replantee la manera de enseñar y de aprender, los roles del docente y del alumnado…, en definitiva, un nuevo modelo que eduque en las competencias básicas digitales requeridas para ser un buen ciudadano.

Te sorprendería saber que existen jóvenes universitarios que no saben dar formato a un texto ni crear una tabla de contenidos. Están conectados todo el día al Whatsapp, al Facebook…o tienen el último modelo de iPad, pero todavía no han aprendido a hacer una búsqueda eficaz en Internet o no protegen sus datos personales. Entonces, podemos volvernos a preguntar, ¿el sistema educativo actual capacita a los y las estudiantes para llegar a ser autónomos y tener capacidad crítica para utilizar de manera responsable las TIC? Personalmente creo que no.

¿Es más grave la brecha digital entre padre e hijo o entre profesor y alumno?

Para nosotros es tan grave los uno como lo otro. Es muy grave que un padre sienta una barrera comunicativa con su hijo por no tener las nociones básicas TIC que le permitan conocer por dónde navega su hijo y cómo se comporta en la red. Y es muy grave que un profesor no pueda acompañar a un alumno en su desarrollo como ciudadano digital por desconocimiento del uso de las TIC y temor a ser descubierto.

¿Qué colectivos necesitan una mayor ayuda en el proceso de alfabetización digital?

Sobre todo aquellas personas que se han quedado atrás y desactualizadas. Hablar de un colectivo en concreto sería dejar de pensar en otro. Por poner un ejemplo, existen personas mayores que se han querido poner al día y actualmente navegan por Internet igual de bien que los nativos digitales. En cambio, jóvenes que por su trayectoria no han visto necesario el uso del ordenador o de Internet, actualmente, pueden tener acceso a aplicaciones concretas de moda pero en sí, les falta mucho por aprender a navegar de forma segura y responsable, o a buscar servicios y utilizar programas básicos.

No obstante, si miramos los estudios recientes donde se hace un análisis de la población española analfabeta digital veremos que el grupo de las personas mayores, las personas con estudios primarios y las mujeres son los colectivos que más ayuda necesitan.   

Por lo que yo me atrevería a hablar de dos conceptos, uno el de alfabetización y el otro el de capacitación digital. Los dos relacionados con el desarrollo de las competencias básicas que permiten al ciudadano ser autónomo y saber manejar las TIC.       

El gran miedo de los adultos respecto a internet, redes sociales y TIC en general es que están llenas de peligros para los menores. ¿Qué pueden decirles al respecto?

Yo siempre pongo el mismo ejemplo, ¿cómo un padre o una madre enseñan a su hijo a ir por la calle? Primero le acompañan y le cogen de la mano, luego le dejan de la mano pero le vigilan para que no se pierda, cuando es más mayor le permiten ir solo a comprar el pan y luego, salir con sus amigos. Internet es la calle pero online.

El miedo se genera porque existe desconocimiento. Conocer los lugares por donde navegan los menores, acompañarlos cuando son pequeños y estar siempre abiertos al diálogo permite generar una confianza mutua entre adultos y menores. Si ven que la persona de referencia tiene miedo, duda, no habla el mismo lenguaje… irán a buscar ayuda y refugio a otro lado.

Este año, el lema para el Día Internacional de la Internet Segura ha sido “conéctate y respeta”. ¿Creen que la falta de respeto es el principal problema de internet? ¿Es esta falta de respeto un problema exclusivo del entorno digital?

Los problemas relacionados con las actitudes y los valores (como el respeto) no son exclusivos del entorno digital. El ciberbullying se traduce en bullying o acoso entre iguales cuando se hace de forma presencial. Y existe también.

Puede que Internet propicie comportamientos de falta de respeto en la medida que las personas se pueden llegar a sentir más “protegidas” por estar delante de una pantalla y, como consecuencia les sea más fácil actuar. Por ello, es importante que, al igual que existen unas normas básicas de conducta que nuestros padres nos enseñaron de pequeños, conozcamos y utilicemos los acuerdos o netiqueta establecidos por los usuarios en la Red que nos ayudan a entendernos, colaborar y divertirnos con responsabilidad.

Compartir este post en →
Valoración:
0
Su voto: Nada

Comentarios:

Colaboradores

Síguenos también en:

Tags